Lorena Oyarzún, nueva directora de la Escuela de Gobierno y Gestión Pública: “Queremos potenciar y fomentar el sentido de comunidad”

Lorena Oyarzún, nueva directora Escuela de Gobierno y Gestión Pública

La Escuela de Gobierno y Gestión Pública inició su año académico con una nueva directora: la académica Lorena Oyarzún, profesora de Análisis Político Internacional y ex Coordinadora de la Comisión Equidad de Género de la Facultad de Gobierno. 

La académica - Doctora en Relaciones Internacionales e Integración Europea de la Universidad Autónoma de Barcelona - nos cuenta más sobre sus planes para la Escuela y los principales desafíos para 2023. 

 

¿Qué objetivos tiene como nueva Directora de Pregrado? 

Una de las cosas relevantes y que se encuentra en línea con el marco en el que nos encontramos como Facultad de Gobierno, es propiciar y fomentar la comunidad, algo que ya se ha venido trabajando bastante en una escuela que tiene tradición, que tiene muchos años pero además experiencia, no solamente en Administración Pública sino también ahora con la carrera de Ciencia Política, que nos ha ido muy bien y que ya tenemos una generación que va a egresar este año, lo que nos enorgullece mucho. Es el espíritu que tenemos que ir desarrollando y fortaleciendo como comunidad universitaria y particularmente en el marco de una convivencia que sea ojalá lo más beneficiosa para todos y todas.

Por lo mismo nos interesa mucho que haya un buen clima. Yo trabajé en la coordinación de Equidad de Género, entonces también me interesa mucho potenciar los temas de equidad e inclusión en todos los ámbitos y también por supuesto en temas de diversidad y de género, específicamente. 

 

¿Cuáles son los objetivos en términos académicos?

Hay un trabajo importante de las anteriores direcciones, las carreras son reconocidas en el medio nacional , tenemos gente que está en puestos importantes, pero en esa misma línea me gustaría trabajar el fortalecimiento del aseguramiento de la calidad. Y también creo que ese es un mandato claro en la Facultad, de ir buscando e ir posicionándonos a través de las certificaciones nacionales e internacionales.

 

¿Qué lineamientos hay para 2023?

La carrera de Administración Pública va a cumplir 70 años en 2024, entonces es un hito que queremos ir reforzando. Sabemos que es una carrera en la que hay otros actores que están participando, entonces es un desafío pero también una invitación que la tomamos muy bien para seguir fortaleciendo nuestro currículum, con la cantidad y calidad que tienen nuestros estudiantes y también los y las docentes, entonces en ese sentido yo creo que siempre es bueno hacer una reflexión de las cosas que se pueden ir fortaleciendo y eso es siempre a través de un diálogo que se hace con los distintos actores. 

 

¿Cuáles diría que son los desafíos actuales de la Escuela? 

No solo se trata de la Escuela, sino de la Facultad y de las disciplinas, en un marco donde el conocimiento está en constante desarrollo, en un mundo donde las telecomunicaciones y la tecnología es clave, entonces los administradores públicos y cientistas políticos, para un momento como en el que nos encontramos hoy en día - en un año que está marcado por un proceso constituyente en marcha, donde hay una crisis y también polarización - el desafío y oportunidad es justamente estar presente en estos temas. Tenemos muchos  y muchas docentes que participan activamente, pero además tomarlo desde una mirada académica, reflexiva, con espíritu crítico; fundamentalmente ser capaces de participar de estas discusiones y debates a través de distintos proyectos que tiene la universidad. Yo creo que esa es una de las características que hay que reforzar de nuestras carreras, que tienen un involucramiento importante con la sociedad, a través de su currículum, con prácticas que se hacen a través de las instituciones públicas y el trabajo que se hace en terreno, y eso es un sello importante para la Escuela.

 

¿Qué le dirías a los alumnos y alumnas que parten este año en la Escuela? 

Más que nada es invitarlos a ser parte de la Escuela, de la Facultad y de la Universidad, porque entrar a una carrera en la Universidad de Chile y particularmente a las carreras de Administración Pública y Ciencia Política, te abre muchas oportunidades para ir creciendo, en términos profesionales por supuesto de excelencia. Les invito a participar en las discusiones más relevantes del país y ser actores, pero también a seguir teniendo vocación, teniendo sueño, lo que en ocasiones puede ser difícil en el transcurso de cinco años. Lo importante es ser perseverante; acá hay un equipo importante, no solamente de bienestar, psicología, de funcionarios y funcionarias, de secretarias, de académicos y académicas. Nos interesa, porque tenemos claro que ellos y ellas son claves en la Escuela, son el alma de este lugar, por lo que deberían estar confiados, optimistas. Por supuesto también  invitarlos e invitarlas a participar y unirse a la comunidad, aprovechar estos años que son tan cortos y a la vez pueden ser definitivos y marcarte muy fuertemente en lo que va a ser tu vida posterior. 

 

Este año sale la primera generación de Ciencia Política. ¿Qué significancia tiene esto para la Escuela?

Pasamos de Instituto a Facultad, lo que también habla de cómo nos posicionamos, no solamente dentro de la Universidad, sino que la capacidad que tiene una carrera como la de Ciencia Política que está totalmente en diálogo con la de Administración Pública y donde son claves las y los cientistas políticos y las cientistas políticas, sobre todo en un momento como en el que nos encontramos hoy día. La jefa de carrera Claudia Heiss ha hecho un trabajo muy bueno e interesante en fortalecer todo el equipo, el plan de estudios, así que para nosotros es un orgullo que haya una generación de licenciatura, que era algo que nos faltaba. 

 

Estamos muy contentos y confiados en que van a salir con un riguroso conocimiento y con todas las herramientas, habilidades y competencias para poder desarrollarse de la mejor manera en el ámbito laboral y académico.

 

Como decía se viene el aniversario número 70 de Administración Pública. ¿Cómo ve este hito desde el punto de vista del balance, pero también de proyección hacia el futuro?

Nuestro administradores públicos son muy reconocidos y reconocidas; la tradición y la experiencia que hay es algo que se ha trabajado por años. En ese sentido hay fortalezas importantes, pero a la vez tenemos que pensar cómo este plan de conocimientos y esta formación que entregamos sea bastante integral y pueda responder a los nuevos desafíos de un mundo que es súper cambiante, en un contexto de globalización. 

Muchas veces uno de los desafíos principales es que hay desconfianza en las instituciones públicas del país y cómo ellos y ellas tienen una responsabilidad importante en que esto vaya funcionando. También un desafío es de qué manera convivimos con la carrera de Ciencia Política ,en el marco de la Facultad y de la Universidad, para ir recogiendo experiencias que han sido interesantes en otras carreras, de modo de ir promoviendo un currículum que esté acorde a nuestras necesidades, respetando y fortaleciendo lo que ha sido muy exitoso pero también fortaleciendo la entrega de conocimientos integrales e interdisciplinariedad.


 

Últimas noticias