Plantean límites al rol de las Fuerzas Armadas en una Nueva Constitución

Este martes 25 de enero se llevó a cabo el seminario “Fuerzas Armadas y nueva Constitución: ¿Menos autonomía?”, organizado por el Grupo de investigación en Defensa, Fuerzas Armadas y Relaciones Internacionales del Instituto de Asuntos Públicos (INAP) de la Universidad de Chile.

En el encuentro participaron el subdirector del INAP, Felipe Agüero, la integrante de Rumbo Colectivo, Javiera Ascencio, el convencional constituyente del distrito 18, Ricardo Montero y el convencional constituyente del distrito 13, Marcos Barraza

El seminario se centró en el rol de las Fuerzas Armadas, la eliminación del concepto de seguridad nacional y el nivel de autonomía que debería tener esta Institución en el contexto de una nueva Constitución. 

Según el académico Felipe Agüero, las reformas constitucionales que se realizaron en 2005, para acabar con la autonomía que dejó el legado autoritario en las Fuerzas Armadas, no fueron suficientes. “Lo que se tuvo que haber visto como un punto de partida para avanzar en la supremacía del poder político civil sobre las Fuerzas Armadas quedó simplemente estancado allí, sin que se crearan iniciativas en ese punto”, afirmó Agüero. 

Desde este punto, el profesor Agüero explicó que las Fuerzas Armadas desempeñan varias labores que hacen distraer a este organismo de sus funciones esenciales e impiden el desarrollo de las agencias de las funciones estatales civiles, como es el caso de la atención de emergencias y catástrofes. “Los militares no están para inhibir el desarrollo de instituciones civiles”, indicó.

“La incorporación de las Fuerzas Armadas dentro de una nueva Constitución es justamente asegurar la democracia y asegurar que las Fuerzas Armadas sean eficientes para el cumplimiento de su rol y funciones. Estas nociones de polivalencia atentan contra ellas y al mismo tiempo, inhiben el fortalecimiento de las agencias civiles que deben existir, que son parte del fortalecimiento del Estado civil”, agregó. 

Por ello,recomendó que en la nueva carta fundamental exista “en la cúspide del Poder Ejecutivo un poder supremo sobre las Fuerzas Armadas tanto en tiempos de paz como en tiempos de guerra”. 

Para la integrante de Rumbo Colectivo, Javiera Ascencio, no se trata de suprimir la autonomía de las Fuerzas Armadas sino de que tengan menor autonomía. “Hoy día las juntas de selección y calificación no tienen la obligación de fundar sus decisiones. Son secretas. Ese es un gran espacio de discrecionalidad que se entrega a los mandos de las Fuerzas Armadas y que en la actualidad, en los tiempos que estamos viviendo, no son sostenibles

En esa misma línea, Ascencio aseguró que la autonomía tiene que ser limitada con controles democráticos del Poder Legislativo. “El Congreso debe participar en la política de defensa. Si bien las Fuerzas Armadas responden al Presidente de la República, el Congreso como órgano de representación democrática debería tener una participación en la aprobación de una política de defensa nacional y establecer que las labores de las Fuerzas Armadas tengan límites”. 

Ascencio también señaló que es necesario delimitar la labor de las Fuerzas Armadas en cuanto a las labores humanitarias y protección civil pero “en ningún caso estas excepcionalidades debieran conducir a la intromisión de las Fuerzas Armadas en labores de orden público, cada vez que se usan las Fuerzas Armadas para labores distintas es por el déficit de otros órganos del Estado”, enfatizó Javiera Ascencio.  

Para el convencional del distrito 13, Marcos Barraza, las Fuerzas Armadas deben ser vistas como un servicio más del Estado. “Creo que en el campo constitucional hay que hacer una mención explícita al carácter integral de la política de defensa nacional y que incorpore diferentes actores de la institucionalidad”, indicó. 

Asimismo, respecto a las Fuerzas Armadas y el Congreso, aclaró que “hay que debatir con precisión cuáles son las atribuciones del Congreso respecto a la definición de Estado de excepción, cuáles son los quórums que se requieren. Optamos por excluir las Fuerzas Armadas de esa hipótesis de conmoción interna, debe prevalecer el minimalismo en la Constitución y una lógica que la sitúe dentro del concierto de la defensa nacional”.

El convencional del distrito 18 Ricardo Montero afirmó que el principal problema está a nivel político y no en las Fuerzas Armadas, y en cómo el poder civil está debilitado. “Hay una ausencia de preparación respecto a los civiles en materia de defensa, ha habido poco interés. Los militares fueron al frente y tomaron ese espacio que estaba vacío”, explicó. 

“Hay que crear un nuevo pacto con la ciudadanía. ¿Cómo hacemos entender la importancia de la defensa nacional? La comunicación con la sociedad es clave”. 

El convencional Montero también planteó que ”la inclusión de la mujer es fundamental”. “No podemos pensar en Fuerzas Armadas hacia el futuro si no avanzamos en paridad”, afirmó Montero. 

 

Ve aquí el seminario completo

 

Compartir:
https://uchile.cl/ap183990
Copiar